Serie dolls

serie dolls, "don´t play with me...."

Seated doll 1
Acuarela, lápiz, hilo y barniz.
50 x 50 cm

Seated doll 2
Acuarela, lápiz, hilo y barniz.
50 x 50 cm

Seated doll 3
Acuarela, lápiz, hilo y barniz.
50 x 50 cm

Seated doll 4
Acuarela, lápiz, hilo y barniz.
50 x 50 cm

Trapitos
Técnica mixta sobre tela
20 x 30 cm

Trapitos 2
Técnica mixta sobre tela
20 x 20 cm

Trapitos 3
Técnica mixta sobre tela
20 x 20 cm

Trapitos 4
Técnica mixta sobre tela
20 x 30 cm

Puppet 1
Técnica mixta sobre tela
120 x 70 cm

Puppet 2
Técnica mixta sobre tela
120 x 70 cm

Teacher
Transfer y lápiz sobre tabla
30 x 20 cm

Tiovivo
Acrílico y tiza sobre tabla
70 x 50 cm

De trapo
Acrílico sobre tela (arpillera)
70 x 50 cm

De porcelana
Acrílico sobre tela (algodón)
70 x 50 cm

«Oh my doll»
Collage y acrílico sobre madera
50 x 30 cm

Después de su última exposición “MUJERES VALIENTES”, Carolina vuelve a tratar el tema de la mujer dando un paso adelante utilizando para ello en esta ocasión la idea de mujer juguete.

“Don’t play with me” pretende provocar reflexión y a la vez debate sobre esa sensación que en ocasiones hace sentirse a la mujer un poco títere en una sociedad marcada por convencionalismos y machismo arraigado y que incluso se hace extensivo a las relaciones de pareja.

Utiliza para ello la idea de juguete y qué mejor juguete que las muñecas que la han acompañado desde la infancia, cómplices de ilusiones, alegrías, confidencias, lloros y hasta soledad. Las costuras que les dan forma son parte también de las obras, desde los recuerdos de la primera muñeca hasta los papeles que ensayaban y que después desempeñan una vez se hacen mayores.

Mujeres que en su subconsciente recuerdan determinados momentos que las han hecho sentirse muñecas a la vista de los demás pero que se han rebelado y demostrado a la sociedad y así mismas su valía y fuerza interior.

Las muñecas de Carolina quieren provocar debate y trasladar al espectador una obra viva sobre la que reflexionar, que no pretende ser negativa sino únicamente hacer un guiño y dejar constancia de que tienen alma y personalidad y criterio propio que las hacen merecer ser respetadas y valoradas y decidir el momento en el que de modo consciente les pueda apetecer incluso sentirse muñecas.

La artista narra sus obras con una combinación de varias capas y materiales donde están muy presentes los tejidos y los papeles pintados como un volver al entorno y material que rodeaban a las muñecas antiguas.

DON’T PLAY WITH ME, exposición individual, Galería de Arte Mirel Markarian, Málaga, 2016

null